Asociación para la Reforma de las Pensiones

Nota de prensa 22-07-2009

22 de Julio de 2009

Las declaraciones de Granado y Corbacho ponen de manifiesto que el modelo “de reparto” está agotado

Ante la celebración de la Mesa del Diálogo Social prevista para esta tarde, y tras las declaraciones efectuadas ayer por el Secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, y hoy mismo por el ministro Corbacho, la Asociación para la Reforma de las Pensiones considera que el actual debate sobre la bajada de las cotizaciones pone en evidencia el agotamiento del modelo de “reparto”.

Cuando los sindicatos, la patronal y el gobierno deben hacer complejos cálculos en un momento de crisis económica para analizar la viabilidad o no de una reducción de cotizaciones, por el temor a que ésta pueda provocar una bajada de las pensiones, lo que queda patente es la arbitrariedad de un sistema que da a los ciudadanos unas pensiones u otras, no en función de cuánto han cotizado ellos a lo largo de su vida, sino en función de cuánto dinero puede el Estado recaudar hoy entre las empresas y los trabajadores en activo.

La profunda falta de ética del sistema actual se pone de manifiesto al no guardar relación alguna las pensiones con el monto acumulado y capitalizado de las aportaciones que cada trabajador efectuó. En un sistema de capitalización personalizada como el que propone la ARP sería irrelevante la cena que esta noche reunirá a los agentes sociales y al presidente del Gobierno, ya que la pensión de cada ciudadano dependería única y exclusivamente de ese ciudadano.

La ARP espera que el fracaso evidente del sistema de reparto, movilice a cada vez más ciudadanos en favor de una reforma profunda de las pensiones, que culmine con un plan de transición hacia un sistema ético y libre de capitalización personalizada para cada trabajador, con un fondo de solidaridad que cotice en origen por quienes no puedan hacerlo, en lugar de reservarles una mísera pensión “no contributiva” en la vejez. La ARP invita a la ciudadanía a sumarse a sus reivindicaciones y exigir a los políticos, sindicalistas y empresarios un debate sereno y responsable sobre el modelo de pensiones.

Etiquetas: General